1292
post-template-default,single,single-post,postid-1292,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
Acuarela de Cézanne. Aprendiendo las técnicas acuarelables

Introducción a las técnicas: Empezando con las acuarelas.

La técnica de las acuarelas puede producir arte extraordinariamente bello y versátil. Desde los bodegones sueltos de Cézanne hasta los pájaros realistas de James Audubon, muchas han sido las obras que han llegado a nosotros a través de las acuarelas. 

Sin embargo, no es una técnica solo para artistas experimentados. Aprendiendo también se disfruta, ya que gozan de una amplia gama de opciones de color y efectos de fusión. Además, las acuarelas requieren pocas herramientas especializadas y son fáciles de almacenar y limpiar.

Pero empecemos por el principio. Acuarela, etimológicamente, deriva del latín “aqua” y el diccionario lo define como “pintura realizada con colores diluidos en agua y que, emplea como blanco, el color del papel”.

Lo mejor de la pintura de acuarela es que hay varios niveles de precio a medida que se aprende. Puedes obtener un conjunto de acuarela de 12 colores para comenzar sin gastar demasiado y luego expandir tu colección de colores paulatinamente.

Acuarela de Cézanne. Aprendiendo las técnicas acuarelables

Para empezar, sería ideal crear una tabla de referencia para tu paleta; es un divertido ejercicio para comenzar. Simplemente pinta gotas en un papel de acuarela para ver cómo se ven realmente los colores de tu paleta en el papel. Luego mantenlo mientras pintas, para que sea fácil recordar exactamente qué color es cuál.

A veces, algunas acuarelas necesitan más agua para que los colores fluyan y le den una consistencia real, así que no tengas miedo de agregar mucha agua al principio si tus pinturas parecen opacas. Las acuarelas deben tener una calidad transparente, por lo que para hacer un color más claro, todo lo que necesitas hacer es agregar más agua.

Las toallas de papel o un trapo viejo son excelentes para secar los pinceles mojados. Y siempre es una buena idea tener trozos de papel para ir probando tus colores mientras aprendes cómo mezclarlos entre sí.

Configurar tu espacio de trabajo antes de empezar es otra de las claves del éxito: Coloca frente a ti el papel que usarás para pintar y, a la derecha (si eres diestro) tu paleta con una toalla de papel debajo, un trozo de papel para probar los colores antes de colocarlos en su pintura y dos tazas de agua sobre la paleta. Una para agua limpia y otra para agua sucia. 

Otro de los consejos que te damos es el de pegar con cinta adhesiva el papel para mantenerlo fijo mientras se seca la pintura. Al papel de acuarela le gusta arrugarse cuando se moja. Usar cinta de carrocero o cinta adhesiva generalmente funciona bien. Asegúrate de mantenerlo pegado hasta que la pintura esté completamente seca. 

Las pinturas planas son mucho más fáciles de enmarcar y lucen más profesionales que una pintura llena de agua.

¡Ahora estamos listos para empezar! ¿Con qué te atreves?

1 Comment

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.