2160
post-template-default,single,single-post,postid-2160,single-format-standard,wp-custom-logo,theme-stockholm,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,woocommerce-no-js,select-theme-ver-5.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive
El certificado de autenticidad

El certificado de autenticidad: un seguro para artistas y compradores de arte

Los artistas somos nuestras obras. Dejamos un poquito de nuestra creatividad, de nuestra emoción, de nuestras ideas y, también, de nuestro trabajo en cada cuadro.

Aunque con esto ya conseguimos poner nuestro “sello” personal, debemos ir un paso más allá y documentar la autenticidad de nuestro trabajo.

¿Por qué? Porque así aseguramos nuestro papel como artistas y también la calidad y la autenticidad de la obra.

¿Qué es un certificado de autenticidad?

Un certificado de autenticidad es un documento en el que, como autores de la obra, recogemos los datos físicos de esta y confirmamos que es genuina y original.

Aunque no es obligatorio, sí es muy recomendable, ya que con él identificamos nuestro trabajo y garantizamos que la obra original cumple una serie de características y que nosotros, con nuestra firma, así lo avalamos.

¿Qué ventajas tiene?

El certificado es un elemento importantísimo para gestionar y documentar nuestras obras, lo que nos beneficia como artistas pero también como mecenas de nuestro trabajo.

Es una suerte y un gran cumplido que una persona adquiera una de nuestras obras, y debemos facilitar y asegurar esa transacción.

Nuestro comprador querrá cerciorarse de que efectivamente en sus manos tiene una obra auténtica, de calidad y de nuestra autoría, por ello es importante entregar la obra con su  correspondiente certificado de autenticidad.

Y como la obra es parte del artista, este certificado también te protege a ti.

Tristemente el peligro de que nuestras obras se falsifiquen o se copien es real, y por eso nos conviene registrar y ratificar que somos los autores originales de nuestro trabajo, evitando situaciones de plagio que, aunque injustas, son cada vez más comunes.

¿Y si el reconocimiento de tu arte aumenta? El certificado ayuda a trazar la historia y la autenticidad de la obra, justificando y confirmando su revalorización.

¿Cómo hacer un certificado de autenticidad?

Como artistas podemos redactarlo, pero es aconsejable acudir a un profesional autorizado y experto en obras de arte para que nos ayude y gestione su certificación.

En cualquier caso, los elementos clave que no pueden faltar son:

  • Datos del autor: nombre completo, nombre artístico (si lo tiene), datos de contacto, trayectoria profesional y firma
  • Datos de la obra: descripción (qué aparece representado), definir si es una obra única o múltiple (en este último caso se necesitan más datos sobre la edición), título, técnica artística y materiales utilizados, peso, número de identificación en el registro, fecha y lugar de su realización, y una fotografía.

¿Sigues teniendo dudas?

Como artista debes defender, proteger y profesionalizar tu trabajo y tu creatividad; el certificado de autenticidad es un modo de ponerle a tu obra una firma oficial que os protege a ambos y que facilita vuestro camino artístico.

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad