940
post-template-default,single,single-post,postid-940,single-format-standard,qode-social-login-1.1.3,stockholm-core-1.1,select-theme-ver-5.1.7,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Por qué es importante que los niños dibujen?

A partir de los 4 años, los peques empiezan a querer representar cosas que conocen a través de sus dibujos, como formas o estos ‘muñecos de nieve’ que son papá, mamá, él…

Por eso, hoy os explicamos por qué es importante que los niños dibujen.

Dibujar es fundamental para ellos, porque favorece:

Su desarrollo cognitivo: el niño recurre a sus conocimientos para realizar dibujos. Esta actividad hace que su cerebro trabaje y estimula su sentido de la observación.
Desarrollo de la coordinación de los movimientos: dibujando formas geométricas, el niño empieza a controlar sus movimientos.
Autoafirmación de su carácter: el dibujo es un canal de expresión. También aprenderá a ser paciente para realizar el dibujo que tiene en mente.
Desarrollo de la creatividad: para dibujar, hay que dejar sitio a la imaginación. Desarrollar esta parte es fundamental para que sepa desenvolverse en su vida adulta.
Expresión de sus emociones: el dibujo también permite al niño expresarse de forma diferente a como suele hacerlo mediante la palabra. Además, es un medio genial para que los papás podáis conocerlo mejor.

¡A los niños les encanta dibujar! Algunos ya no sueltan el lápiz desde que son capaces de cogerlo.

Consejo: es mejor invertir en rotuladores y lápices lavables, aunque si tienes cuidado con los muebles y paredes de la casa, ponerle un mandilón y dejar que experimente ante un folio en blanco con y como quiera, es lo mejor. En las clases de dibujo, desde infantil, los niños se inician en la caligrafía. Empiezan a reproducir trazos, puntos, curvas, ondas, bucles…Todos estos elementos le permitirán después formar letras y tener una mejor relación con el papel. Además de lo que se divierten pintando e imaginando nuevos mundos. Jamás hay que forzarlo, pero a partir de los 18 meses ponle una cera en la mano verás como le encanta hacer garabatos. Si ves que se divierte, y le gusta pintar, ¡saca su potencial!

¿Necesitas más motivos? ¡Consulta nuestros horarios y reserva su plaza!

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.